¿Alguna vez te has preguntado la diferencia que supone contar con una buena correduría de seguros?

Si la póliza no está bien hecha, o no asesoramos bien al cliente, es probable que el producto no se adapte bien a sus necesidades y por tanto, en caso de siniestro, la compañía podría no cubrir los daños y dejarle sin cobertura.

¿Quieres conocer un ejemplo real?

Hace tiempo recibí la llamada de Cristina, una de nuestras clientas. Llamó para que le tarificara un seguro de hogar. Era para una casa adosada con jardín y me comentó que además tenían un perrito pequeño que acababan de adoptar. Le propuse que entonces debíamos incluir la garantía de responsabilidad civil del perro, por cualquier incidente que pudiera ocurrir. A Cristina le pareció innecesario ya que su perro pesaba menos de dos kilos y creía que esta cobertura era desproporcionada, porque, ¿qué daños puede causar un perro de ese tamaño? Aún así, aceptó mi consejo e incluyó esta garantía.

Siempre recomiendo a todos nuestros clientes que, en caso de siniestro o duda, contacten con nosotros para poder asesorarles, porque cosas más raras se han visto. Pues bien, hace poco volvió a llamar, y me contó que su perro se había escapado por un hueco de la valla y se había colado en la casa del vecino, con la mala suerte de que había dejado embarazada a la perrita. El vecino le reclamaba a Cristina el coste de la factura de la interrupción del embarazo de la mascota y gracias a que finalmente incluimos la garantía de responsabilidad civil de mascotas en su seguro de hogar, la compañía pudo reembolsar al vecino el importe de la factura.  

Al contrario de lo que la mayoría de personas piensan, contratar un seguro con la mediación de un corredor no supone mayor coste para el cliente. Siempre les decimos a nuestros clientes que se quiten la idea de que acudir a una correduría encarece el seguro, de hecho, se ahorra dinero. Uno de los problemas a la hora de contratar un seguro, es la falta de conocimiento por parte del cliente de las distintas opciones que existen. Como profesionales del sector, conocemos perfectamente el mercado y estamos al tanto de cualquier novedad para comunicársela a nuestros clientes si les pueden resultar interesantes. 

Te ayudamos a evitar las sorpresas por la letra pequeña

Además de ahorrarles tiempo, nos encargamos de buscar por ellos todos los productos existentes en el mercado para cubrir sus necesidades y les ofrecemos un conocimiento exhaustivo de cada producto “letra pequeña” incluida. En las pólizas las compañías juegan mucho con este tema de las exclusiones, es decir, lo que no se cubre. En lugar de expresar claramente lo que no cubre, lo ‘’esconden’’ detrás de esta ''letra pequeña''.

Por ejemplo, en los seguros de hogar un “truquillo” típico es que la póliza te especifica que cubre la rotura de loza sanitaria, pero no la “rotura de sanitarios” y hay una gran diferencia entre una cosa y otra. Muchos sanitarios no son lozas, sino fibras sintéticas y cuando llaman al seguro para decir que se ha roto el inodoro y mandan al perito resulta que es fibra sintética y no se cubre. Son matices que abaratan mucho la póliza, palabras “engañosas” que hacen creer al cliente que algo estará cubierto y luego no lo está.

Los clientes muchas veces no saben que los corredores contratamos grandes volúmenes de seguros, por eso nos pueden ofrecer precios mucho más competitivos que si contratan la póliza a través de un agente afecto o directamente con la compañía.

El mismo seguro, con los mismos datos, en la misma compañía, puede tener precios diferentes si el cliente la contrata directamente con la compañía o a través de un agente o a través de un corredor. 

Por cierto, ¿sabías que las corredurías somos una figura imparcial? No nos debemos a ninguna compañía y esto nos permite identificar ofertas que inicialmente parecen muy ventajosas, pero que incluyen cláusulas abusivas para los intereses de nuestros clientes. Por poner un par de ejemplos: seguros de auto que solo cubren 3 asistencias en carretera al año (a partir de la tercera los gastos corren a cargo del cliente y te podemos asegurar que pagar una grúa como particular ¡no es barato!) o seguros de hogar con precios muy económicos pero garantías y capitales muy escasos, por ejemplo daños estéticos con un límite de 500 €, cuando nosotros como mínimo siempre contratamos 1.500 €. 

La correduría como representante legal del cliente

Finalmente, nosotros como corredores, también actuamos como representantes legales del cliente frente al sector asegurador.

¿Alguna vez te ha pasado que no entendías bien alguna cláusula de tu seguro o no sabías bien como actuar o a quién recurrir para solventar una duda? No te preocupes. Todas las gestiones y relaciones con la compañía las realizamos nosotros, así ayudamos a nuestros clientes a ahorrar tiempo, dinero y preocupaciones, ya que nos hacemos cargo de todas las gestiones y trámites relacionados con sus seguros. 

¿Qué implica contratar un seguro con nosotros?

Contratar un seguro con nosotros implica que siempre vamos a mirar por vuestros intereses, los de nuestros clientes, no por los de la compañía aseguradora. Esto es muy importante para nosotros. Por eso, desde CLOSASEGUROS gestionamos todas tus pólizas priorizando tus intereses.

¿Cuántas veces has intentado buscar el precio de un seguro a través de un comparador de internet?

Si lo has hecho alguna vez, seguro que te has fijado en la amplia variedad de garantías diferentes que te ofrecen. Para volverse loco, ¿verdad? ¡El tiempo es oro! Por ello no lo pierdas buscando, comparando y eligiendo entre múltiples opciones, ¡nosotros lo hacemos por ti! En nuestra comparativa eliminamos siempre aquellas compañías con coberturas engañosas y te ofrecemos únicamente las opciones que cubran tus necesidades.

Nuestra prioridad es que como cliente te sientas seguro

Nuestros clientes siempre tienen una persona de referencia en la correduría. En mi caso, llevo casi 20 años trabajando en CLOSASEGUROS, por lo que tengo clientes que me conocen de toda la vida y les da mucha seguridad saber que pueden llamar a CLOSASEGUROS y que siempre van a hablar con la misma persona: alguien que conoce sus necesidades y que, en resumen, le dará confianza. Y de eso se trata nuestro trabajo, ¡de hacer sentir seguros a nuestros clientes!

Sandra Cardero

Ejecutiva de cuentas

¡Hola a tod@s! Mi nombre es Marta Bufill y es un placer compartir este espacio contigo.

¿Qué haces en CLOSASEGUROS?

Asesoro a los clientes y en función de sus necesidades les recomiendo los seguros que cubren mejor sus riesgos.

¿Cómo ayuda tu trabajo a las personas?

Ayudo a los clientes con la gestión de sus pólizas aportando soluciones, dándoles asesoramiento para encontrar el producto que mejor se adapte a sus necesidades.

En CLOSASEGUROS tenemos mucha comunicación con los demás departamentos, en especial con siniestros. Si los comerciales hacemos bien nuestro trabajo, facilitamos a nuestros compañeros el trámite de reclamación a las compañías. Y al revés, si siniestros nos informa de las reclamaciones recurrentes de los asegurados, comercial hace más hincapié en esas garantías.  


¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

Mi afición preferida en jugar a cartas y concretamente a bridge. Afición que comparto con mi marido y gracias a ello, hemos recorrido gran parte de España.

¿Una frase que te inspire, que represente el leit motiv de tu vida?

Para mí es un poema: “Si” de Kipling : “Si guardas la cabeza tranquila cuando todo a tu lado es cabeza perdida…”

Si no te dedicaras a esto, serías...

Me encantaría dedicarme a resolver enigmas matemáticos. La lógica y el cálculo mental han sido siempre mis asignaturas preferidas.

Elige al siguiente: 

Me gustaría que conociérais a Alejandra Llagostera por su capacidad de adaptarse y progresar en el departamento de Siniestros y sobre todo el buen trato que tiene siempre con los clientes.

Marta Bufill

Ejecutiva de cuentas

¿Sabías que una de las causas que generan mayor polémica en la relación entre aseguradoras y asegurados es la diferencia entre la suma asegurada (declarada al solicitar la póliza) y el valor de los bienes (determinado durante el ajuste del siniestro)?

Durante la contratación de un seguro, ya sea por un asesoramiento deficiente o simplemente por una falta de atención a los criterios de valoración, se suelen establecer valores erróneos que producen unas expectativas de cobro superiores a las que se tiene derecho. Esta situación se produce la mayoría de las veces porque el asegurado desconoce los criterios de valoración que se establecen en su póliza de seguros.

A continuación, verás una serie de criterios y procedimientos utilizados en la valoración de bienes a la hora de contratar una póliza de seguros.

1. Valor de reposición

Es el valor correspondiente a la valoración real y objetiva del bien asegurado, según su precio en el mercado, en función de las siguientes características:

a) Inmuebles: el capital requerido para la construcción y/o reparación de los bienes dañados de modo que queden en las mismas condiciones en las que se encontraban antes del siniestro.

b) Mercancías y/o productos terminados: se refiere al precio neto de venta, esto significa para:

- El fabricante: el precio neto de venta al mayorista. Es decir, comprende la utilidad por la venta del producto.

- El distribuidor mayorista: el precio neto de venta al detallista. Es decir, engloba la utilidad por la venta del producto.

- El detallista: el precio neto de venta al consumidor. Es decir, comprende la utilidad por la venta del producto.

En estos importes no es considerado cualquier concepto no distribuido por el asegurado como: impuestos (IVA), descuentos, comisiones etc. por no haber podido realizar la venta de dicha mercancía a causa del siniestro.

c) Productos en proceso de fabricación: se refiere al coste de producción antes del siniestro.

d) Maquinaria, mobiliario y/o equipo, anuncios y cristales: el coste equivalente para la reparación, adquisición o instalación por otro bien de igual categoría, calidad, tamaño y/o capacidad de producción, sin tener en cuenta la reducción por devaluación física, pero incluyendo el coste de impuestos, gastos de montaje y derechos aduanales, si los hubiera, y el importe de la prima de seguro de transporte que cubra los bienes dañados durante su traslado al, y desde, el taller donde se vaya a realizar la reparación.

2.Valor real

Es el obtenido al deducir del valor de reposición, al producirse el siniestro, la correspondiente devaluación.

3.Valor convenido

Si los bienes tienen un valor especial, por su carácter histórico, artístico, etc. existe la figura del valor convenido. Este valor, tal como su nombre indica, es el convenido entre el asegurado y la aseguradora.

Este criterio se puede aplicar cuando los bienes sean irremplazables (obra de arte), cuando no es posible determinar un valor de reconstrucción (edificio histórico) o cuando es muy difícil estimar el valor en el mercado de los bienes (maquinaria antigua).

Para el uso de estos valores, las aseguradoras realizan una transferencia a la póliza. Para ello se necesita evaluar los bienes, o en su defecto, aplicar un sistema de actualización de valores que proporcione la propia aseguradora.

4.Valor nuevo

El valor nuevo significa que se aplica la depreciación que corresponde con el paso del tiempo que transcurre desde su adquisición. Por lo tanto, si hace mucho que se ha adquirido ese bien, el valor de reposición, será mucho menor que el valor nuevo.

5.Primer riesgo

El primer riesgo, la aseguradora te indemnizará hasta un límite previamente establecido, sin aplicar la regla proporcional en caso de infraseguro.

El valor más conveniente

¿Y cuál es la utilidad de todo esto? En el proceso de contratación de una póliza múltiple empresarial es imprescindible la correcta determinación del tipo de valor más conveniente para la empresa ("valor de reposición", "valor real" o "valor convenido"). Una vez que esto está determinado, hay que establecer sumas aseguradas y proceder con la presentación de la solicitud a la aseguradora.

Una vez que se ha decidido el criterio de valoración, hay que procurar que el valor que se establece para los bienes sea lo más preciso posible. Así evitaremos situaciones de sobreseguro (se asegura por encima del valor de los bienes) o peor todavía, de infraseguro (se asegura por debajo del valor de los bienes), en cuyo caso se podría aplicar la "Cláusula de Proporción Indemnizable".

Ya que la suma asegurada solo la puede comprobar el asegurado o un avalúo para efectos del seguro, es muy importante contar con una asesoría profesional que te apoye en el proceso de aseguramiento de tu empresa.

José María Closa Moradell

Director

Cada vez es más habitual oír conversaciones sobre amigos o clientes a los que les han hackeado la cuenta. Además uno de los problemas más importantes es el “robo” de información de datos,  sean o no de carácter confidencial. En estos casos, tener una póliza de ciberiesgos supone una gran diferencia.

¿Qué puede ocurrir en caso de no contar con un seguro de ciberiesgos?

Este fue el caso de Miguel. Miguel es hostelero, y no contaba con un seguro de ciberiesgos. Un viernes, justo antes del jaleo del fin de semana, se encontró con que les habían bloqueado todos los ordenadores del hotel. Ni siquiera podían hacer el check-in o check-out. Los hackers sabían lo que esto suponía para el hotel de Miguel así que le pedían 50.000€ para desbloquearlos. Miguel negoció con ellos y finalmente, ante la desesperación del momento, acabó pagando 35.000€.

¿Habría cambiado la situación para Miguel en el caso de contar con una póliza de ciberiesgos?

La respuesta es sí. Si Miguel se hubiese puesto en contacto con nosotros antes, en un caso como este, además de hacerse cargo de la posible indemnización los técnicos de las compañías se habrían conectado para ver la manera de solucionar el hackeo. Habrían analizado las vulnerabilidades del sistema del hotel de Miguel para eludir el pago de la extorsión si fuera posible.

En España ya existía una ley nacional para tratas estos aspectos, pero el 25 de mayo del 2016 se aprobó un nuevo Reglamento General de Protección de Datos  (RGPD) que afecta por igual a todos los países de la CEE. Para ello es imprescindible tener una póliza de ciberiesgos. Estas a su vez pueden tener coberturas exclusivamente de RGPD o más amplias, amparando también temas de extorsión por no divulgación de datos, bloqueos de webs o robo de identidad.

¿Qué te recomendamos para evitar situaciones como esta?

Nuestra recomendación es siempre acudir a un experto en materia de seguridad informática y a su vez a un asesor profesional del sector asegurador. En función de tus necesidades, te propondrá una de las opciones de póliza de ciberiesgos que existen en el mercado.

Este tipo de contrato te dan amparo no solo ante las posibles reclamaciones de terceros por incumplimiento del reglamento y a su posible sanción. También al análisis y solución técnica del “ataque” del que puedas ser objetivo.

En resumen, las pólizas de ciberiesgos ponen a tu disposición una serie de herramientas que te protegen y te garantizan en caso de hackeo la continuidad de tu negocio. Es importante ser consciente de las sanciones, ya que pueden llegar al 4% de la facturación, lo que para muchas empresas podría suponer la ruina.

Nacho Gómez Calzado

Director

Si te hablo de la fórmula de la regla proporcional en un contrato de seguro, quizás no sepas exactamente a qué me refiero.

Puede que si menciono la palabra “infraseguro”, empieces a sospechar que tiene relación directa con el importe que cobrarías si sufrieras un siniestro.

Y sí, tienes razón. La regla proporcional afectará directamente a tu bolsillo a la hora de recibir una indemnización por parte de tu compañía de seguros.

Por eso es tan importante

De manera formal se podría definir como la práctica utilizada para llegar al cálculo de la indemnización cuando se produce un siniestro parcial y la suma asegurada es inferior al valor real del objeto asegurado. Numéricamente, se multiplica la cantidad asegurada por el valor de los daños y se divide por el valor real de los bienes asegurados.

Esto, que parece un poco complicado de entender, se ve muy claro con un ejemplo:

Imagina que aseguras el interior de tu casa por 100.000 € y hay un pequeño incendio que provoca daños por valor de 50.000 €. Lo lógico es que cobres esa cantidad íntegramente, ¿no? Pero imagina que después de la visita pericial, el perito determina que el valor real del contenido de tu vivienda es de 200.000 €. La regla proporcional aplicaría la siguiente fórmula:

(100.000 X 50.000) / 200.000 = 25.000  

Recuerda, se multiplica la cantidad asegurada por el valor de los daños y se divide por el valor real de los bienes asegurados.

Como ves, lamentablemente para ti, sólo recibirías el valor de la mitad de los daños.

¿Te parece ya un término suficientemente IMPORTANTE como para tenerlo en cuenta en la próxima contratación o revisión de tus pólizas de seguros? Pues este ejemplo maneja cifras pequeñas.

Extrapola esa misma situación a un incidente mayor, en un contexto empresarial, donde los valores asegurados sean más elevados. El desastre está servido.

Y aquí es donde nuestra función de mediador toma una especial relevancia: nuestra misión es asegurarnos que tú, como cliente, has entendido a la perfección que ajustar los capitales de tu contrato lo máximo posible a la realidad te ahorrará disgustos.

Te aconsejaremos cómo valorar tus bienes correctamente, te acompañaremos en tus cálculos y si es necesario mediaremos con la aseguradora la colaboración de un profesional (ingeniero) que determine la suma exacta acorde con tus propiedades.

Unos capitales adecuadamente asegurados nos permitirán negociar con la compañía en caso de que el siniestro se complique, y eso sí que es realmente IMPORTANTE.

Nuestro objetivo es el mismo que el tuyo: hacerte sentir seguro.

ESTAMOS A TU DISPOSICIÓN.

Por cierto, ¿habías oído hablar de la regla de equidad?¿No? Pues ya tenemos tema de conversación para otro día.

Marta Somoza

Responsable Técnica de Empresas y Grandes Cuentas

El otro día me llamó una clienta, Verónica. Ella estaba preocupada porque su marido Pau, quería contratar una póliza de salud. ¿Y cuál era el problema? bueno, en realidad no había ningún problema, mas bien se trataba de una circunstancia: Pau padecía una enfermedad crónica.

Muchas veces, clientes como Verónica, se ponen en contacto con nosotros para saber si teniendo una enfermedad pueden contratar un seguro de salud.

Quizás no sea una duda muy recurrente ya que la mayoría de las personas descartan esa posibilidad directamente.

Pero la respuesta es sí, por supuesto, aunque todo dependerá de la decisión última de la compañía de seguros.

Te cuento lo que le expliqué a Verónica por si acaso esto te puede ayudar a ti.

Cuando contratas un seguro de salud, la aseguradora te realizará un cuestionario previo donde te harán preguntas relativas a tu estado de salud, como, por ejemplo, si has padecido o padeces alguna enfermedad, si te han sometido a alguna intervención quirúrgica o si sigues algún tratamiento médico específico.

En términos técnicos, es lo que conocemos como preexistencias.

Según el alcance de estas preexistencias, la compañía de seguros puede tomar varias decisiones:

En este último caso, incluso también se puede tomar la opción de contratar otros productos de salud más básicos, con coberturas mínimas, y que no exijan cuestionario de salud.

Aunque el cuestionario de salud te pueda suponer exclusiones en garantías, es de suma importancia que lo rellenes con total sinceridad. Es mejor informar de todo lo que te solicita. Si no lo haces así y la compañía detecta que la enfermedad era anterior a la contratación del seguro, cancelará la cobertura, con el consiguiente perjuicio económico que esto te puede suponer, justo en el momento que más puedes necesitarlo.

Si padeces alguna enfermedad y quieres contratar un seguro de salud, no dudes en contactar con nosotros ¡te guiaremos en los pasos que debes seguir!

Juan Carlos de la Rosa. Responsable de Salud e Innovación

¿Y si algo que parece sencillo se complica?

¿Alguna vez has tenido un problema con tu seguro al reclamar daños en el hogar? ¿La compañía se niega a indemnizarte?

Esto es algo relativamente frecuente en nuestro sector. Debemos prevenir que suceda y si ocurre, actuar con rapidez.

Te cuento un caso real que podría pasarte a ti

Si vives en Begues (Barcelona) a lo mejor te acuerdas de la tormenta eléctrica del pasado 20 de abril de 2022. Pues resulta que esta tormenta estropeó el video portero automático de la casa unifamiliar de Luis.

A Luis lo conozco desde hace dos años ya que nosotros le gestionamos sus pólizas, entre ellas, una de hogar que suscribió con una popular compañía de seguros.

Para iniciar los trámites del siniestro, revisé su póliza y comprobé que disponía de cobertura por daños eléctricos, por lo que di de alta expediente /siniestro y contacté a la compañía. Así que esta, derivó a los profesionales para que verificaran que los daños correspondían a una de las circunstancias que daban cobertura.

Les mandé el informe técnico donde se detallaba que los daños habían sido causados por la tormenta y el presupuesto de reparación del video portero.

Después le escribí a Luis y le conté todas gestiones que había realizado y las que quedaban por hacer. Le informé de la empresa de reparación que la compañía les asignó y remarqué un aspecto muy importante: la reserva en el domicilio de los vestigios (el material dañado) del video portero en estado de reparación. 

Hasta aquí todo normal.

La verdad es que durante el trámite, no tuve ninguna duda de que el siniestro tendría cobertura, pero para mi sorpresa, cuando se personaron en la casa de Luis los profesionales enviados por la compañía, estos tuvieron otro criterio: nos enviaron un informe de visita trasladando que el video portero tenía más de 10 años y diciendo que nos rehusaban el siniestro. 

Algo sencillo se ha complicado. Y ahora, ¿qué hacemos?

Al día siguiente revisé de nuevo el siniestro y efectivamente, no nos daban cobertura pues consideraban que el video portero tenía una antigüedad superior a 10 años y la compañía, en su garantía, excluía esta antigüedad 😤.

¿Qué hicimos? ¡Pues no quedó más remedio que lucharlo!

Llamé de nuevo a Luis para preguntarle la antigüedad real del portero pero claro, así, de repente, no me supo decir. Así que decidí investigar por mi cuenta y descubrí que su distribuidor de portero automático inició la comercialización de ese modelo hace menos de 10 años.

Así las cosas, me dirigí a la compañía para hacérselo saber, mientras Luis buscaba la factura de instalación de su portero...

Y ¡sorpresa! según la factura se lo instalaron en el 2018.

¡Luis mándame esa factura por que vamos a poner una reclamación!

...Le dije ese mismo día y así lo hicimos; me pasó la factura de instalación del video portero y estaba emitida a 11/12/2018, por lo que justificamos que la compañía estaba equivocada y podíamos cubrir el siniestro. ¡Menos mal!

¡Final feliz!

Después de las gestiones con la compañía revisé el siniestro y he podido comprobar que Luis ya ha sido indemnizado en su totalidad ¡Genial!

¿Qué hubiera pasado si el video portero hubiera quedado fuera de la garantía?

Podría haber ocurrido, que, una vez localizada la factura de la instalación del video portero, esta hubiera sido de hace más de 10 años, y aquí no hubiéramos podido hacer nada 🙁.

Así que ya sabes, ¡quédate con esto!: durante la gestión de un siniestro pueden aparecer un montón de factores que pueden alterar la resolución que esperas. El mejor consejo que te puedo dar, como gestora de siniestros, es que te estudies bien la garantía y que confíes en tu corredor. ¡Cuanto más estrechamente colaboremos, mejor!

Nuria Turró. Departamento de siniestros

¿Eres de los que utiliza como sinónimos estos tres conceptos?

Sin duda es muy habitual la confusión entre ellos, pero es importante que aprendas a distinguirlos. De ello depende la cobertura de tu seguro.

¡Te lo cuento con un ejemplo!

La semana pasada un cliente, Juan, me llamó muy preocupado porque había sufrido un hurto en su hogar. Le pedí que me describiera los hechos y empezó a contarme:

“He llegado a casa, la ventana de mi habitación estaba forzada y han entrado llevándose varias joyas de mi mujer, un portátil y algo de dinero”.

Automáticamente, intenté calmarle y decirle que le ayudaríamos en todo lo posible, pero entendí que no se trataba de un hurto si no de un robo y le expliqué la diferencia:

“Juan, se trata de un robo ya que ha habido fuerza sobre las cosas, es decir, han forzado tu ventana para poder entrar. Hubiera sido hurto si, por despiste, hubieras dejado la venta abierta y los ladrones hubieran entrado y cogido todas vuestras pertenencias sin tener que dañar, en este caso, la ventana. Estate tranquilo ya que las compañías dan más cobertura por la garantía de robo que de hurto”.

Por lo tanto, digamos que el hurto es la sustracción de bienes por descuido (sin fuerza sobre las cosas ni intimidación y/o violencia sobre las personas) mientras que el robo es la sustracción de bienes ejerciendo fuerza sobre las cosas como forzando una ventana, rompiendo la cerradura de una puerta, etc.

El cliente muy contento con la explicación me preguntó: “Carolina, ya por curiosidad Entonces ¿el atraco qué es?”

Le respondí siguiendo con el ejemplo que teníamos en la conversación:

“Juan, el atraco es lo mismo que el robo pero además, con violencia o intimidación sobre las personas, por ejemplo, si los ladrones hubieran entrado en tu hogar mientras dormíais, forzando la ventana y apuntándoos con una pistola, al haber intimidación y violencia sobre las personas, se considera atraco. Por suerte, no ha sido vuestro caso ya que es una experiencia muy traumática para quienes lo viven”.

Creo que Juan aprendió enseguida la diferencia. Espero que su experiencia te haya servido a ti también y a partir de ahora puedas distinguir estos conceptos en tu póliza.

¿Sigues teniendo dudas? ¡Contacta con nosotros y te ayudaremos!

Carolina Franco. Ejecutiva de cuentas

¡Hola a tod@s! Mi nombre es Laia Torras y estoy encantada de presentarme a la audiencia de CLOSASEGUROS.

¿Qué haces en CLOSASEGUROS?

Soy Responsable del Departamento de Administración y Finanzas.

¿Cómo ayuda tu trabajo a las personas?

Tenemos una misión muy importante: velar por la eficiencia de los distintos departamentos de CLOSASESEGUROS ayudando a las personas a optimizar sus procesos y definiendo estrategias para economizar costes.

Pero ¡no te creas que aquí todo es tesorería! La verdad es que no perdemos oportunidad de charlar con los compañeros que trabajan en la empresa, escuchamos sus inquietudes y problemas y buscamos la manera de que se sientan más a gusto en su día a día.

Por otro lado, aunque parezca mentira, una parte importante de nuestra actividad es trabajar con el cliente: comprobamos que todas sus sugerencias y comentarios son tenidas en cuenta para seguir mejorando la calidad de nuestros servicios.

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

En mi tiempo libre disfruto yendo al teatro, me encantan las comedias y los musicales, pero también las tragedias ¡de todas ellas aprendo algo!

¡También soy fan del deporte! De pequeña jugaba al fútbol y ahora intento no perderme los partidos de mi equipo.

Una frase que te inspire, que represente el leit motiv de tu vida

🤔 ¡Más bien un verbo!: Do!

Si no te dedicaras a esto, serías...

Dedicarme a algo... siempre estoy a tiempo, nunca se sabe...😝. No tengo muy claro a qué me dedicaría si no trabajara en CLOSASEGUROS, pero sí a lo que no me dedicaría: no podría ser médica. Veo complicado mantener la mente fría en los momentos más difíciles ... creo que me costaría mucho, además me sería imposible desconectar ¡me llevaría a casa todos los problemas!

Eso sí, las series rodadas en los hospitales me las miro todas, la salsa rosa no me la pierdo ejejej!

Elige al siguiente

¡Me gustaría que el próximo día conocierais a Marta Bufill! Ella es un ejemplo de persona trabajadora y responsable que conoce más que nadie CLOSASEGUROS desde sus inicios ¡seguro que os resultará interesante!

Laia Torras. Responsable de Administración y Finanzas

Seguro que alguna vez te lo has preguntado, o a lo mejor ya lo sabes y quieres profundizar un poco más. ¡Quédate y te lo cuento!

Una compañía de seguros es una sociedad cuya función principal es recibir un dinero de sus clientes (las primas del seguro) y en contraprestación, en caso de un siniestro, se compromete a indemnizar o reparar ese daño.

Esto que acabamos de definir, también lo conocemos en la industria como la mutualización del riesgo, es decir, una compañía de seguros piensa así:

“Como se que no a todo el mundo se le va a incendiar su vivienda a la vez, hago una bolsa con poco dinero de muchos clientes para indemnizar a aquellos que sufren daños de importes elevados, que de otra manera no podrían asumir.”

¡Claro! ¡realmente un seguro es un gran invento! Porque reconstruir una vivienda puede costar cientos de miles de euros y la prima del seguro solo cuesta una parte fraccional muy inferior.

De toda esta gestión, obviamente, la compañía de seguros se queda un margen.

¿Qué ocurre si la compañía de seguros hace un mal pricing o mala gestión de precios?

Pues si esto ocurre, o si se encuentran con picos altos de siniestralidad, le va a generar un conflicto interno importante. Es bastante simple, si pagan más dinero en siniestros del que facturan en primas, o perderán dinero o ganarán menos.

Así que todas procuran ser más competitivas: cuantos más clientes tenga una aseguradora mayor podrá ser el efecto de mutalización de los riesgos. Así pues, buscan llegar al mayor número de clientes posibles.

¿Cómo llegan a los clientes?

Para llegar a sus clientes, las compañías se apoyan en diferentes canales de venta, que los podríamos resumir en 2 grandes grupos:

Todos entendemos cómo funciona la venta directa, pero... ¿la venta mediada, la conoces?

La venta mediada consiste en que personas formadas y que entienden las necesidades del cliente puedan recomendarle exactamente lo que necesitan y no paguen primas por conceptos que no van a necesitar.

Esta modalidad tiene un peso muy relevante ya que, como sabes, el seguro es un producto bastante complejo para el cliente final. ¿Verdad que a veces no te apetece leerte toda esa letra pequeña, cláusulas y más cláusulas, garantías, etc.?

¡Pues los mediadores esto nos lo tenemos que saber al dedillo!

Dentro de los mediadores tenemos que distinguir entre dos grandes figuras:

¿Qué hace un corredor?           

Un corredor entiende tu necesidad y busca en el mercado asegurador la mejor opción.

Su función siempre se ha asociado con clientes o soluciones que requieren de un asesoramiento especial, pero no tiene por qué ser solo para casos especiales...todo el mundo puede recurrir a uno en busca de resultados más ajustados. ¡Nosotros sabemos que cada caso es especial!

En el mercado español los corredores hemos tenido siempre mucha relevancia entre clientes empresas, negocios, comercios y familias, y eso es porque, como te comentaba más arriba, la independencia y la defensa de los intereses de nuestros clientes frente a las compañías aseguradoras, siempre ha sido muy bien recibida.

¡Los corredores siempre trabajamos con los mejores!

Algo muy importante para los corredores es poder trabajar con las mejores compañías del mercado. ¡Claro, no podemos perder de vista que vendemos sus productos! y para gestionarlos, primero nos tienen que gustar a nosotros.

Y segundo: procuramos siempre tener una relación muy estrecha con las mismas, ya que esta cercanía nos permite dar un mejor servicio, mucho más ágil.

¡Esto siempre sin perder nuestra independencia!

Soluciones personalizadas

Otra ventaja que tiene trabajar con corredores y que a lo mejor no sabías es que podemos buscar soluciones para nuestros clientes que el mercado no esta ofreciendo.

¿Cómo lo hacemos?

¿Sabías que un corredor nunca supone un coste adicional para el cliente?

Lo mejor de todo esto es que para ti no supone un coste adicional ya que pactamos directamente con las aseguradoras nuestra remuneración. De hecho, en muchas ocasiones, los clientes pueden encontrar mejores condiciones con un corredor que directamente con una compañía aseguradora.

¿Porqué? Seguro que después de haber leído este artículo ya sabes la respuesta: sencillamente porque hemos elegido un producto mejor confeccionado, hecho con más cariño.

¡A tu medida!

¿Sigues con dudas? ¿Quieres saber qué podemos hacer por ti? ¡Llámanos!

Alejandro Closa. Director

cross