En los últimos meses estamos viendo que las empresas y los particulares se ven afectados por suplantaciones de identidad en términos que afectan a sus productos financieros y números de cuenta, entre otros. Sara, clienta en CLOSASEGUROS, tenía muchas dudas con respecto a si debía contratar algún tipo de seguro que cubriese riesgos digitales tanto para ella, como para la empresa en la que ejerce con cargo ejecutivo.

Tras un encuentro con ella, os resumimos sus principales preguntas y nuestro análisis.

¿Pueden suplantarme la identidad?
Este tipo de robo es la proporción de la identidad de una persona que se hace pasar por otra para acceder a ciertos recursos o la obtención de créditos y otros beneficios en nombre de esa persona.
El robo de identidad es el delito con mayor crecimiento en el mundo. Con el tiempo, los datos de los documentos de identidad como la tarjeta de crédito, la tarjeta de débito, los cheques y cualquier otro documento que contenga los datos personales se han vuelto muy importantes. En el año 2014 se denunciaron 117 delitos de suplantación de identidad solo en España.

¿Qué puedo hacer para protegerme?
Evita utilizar tu usuario y contraseña en sitios web de dudosa procedencia que te lleguen por correo electrónico. Jamás compartas información financiera, es confidencial y debes tratarla con precaución. Proporcionar tus contraseñas a amigos, pareja o familiares, para confirmar alguna transacción puede ser un riesgo porque no sabes en qué terminal acabarán tus datos. Finalmente, las compañías aseguradoras están recomendando - incluso exigiendo- que todas las empresas aseguradas tengan instalado el sistema de doble autenticación. ¿Qué quiere decir? Pues que este sistema se basa en que cualquier acceso al correo cuente con un sistema de doble seguridad, como por ejemplo una contraseña enviada al móvil del usuario que está intentando acceder a la sesión/cuenta.

¿Es un problema sectorial o afecta a toda la sociedad?
Cada día en España se registran 11 denuncias de delitos de usurpación de identidad. En 2021 hubo casi el doble de casos (4.321) que en 2020 (2.911). Muchos de estos casos surgen a raíz de transacciones online falsas y los ladrones de identidad usan ese nuevo perfil para estafar. 

Esperamos que estos consejos os hayan esclarecido algunas dudas sobre este tema, tal y como lo hizo con Sara. La ciberseguridad y la protección en entornos digitales va a ser cada vez más importante en el desarrollo de la actividad empresarial de los seguros y de muchos otros sectores.

Mario Verneda

Ejecutivo de cuentas

Con motivo de la guerra de Ucrania algunos organismos internacionales han tomado medidas sancionadoras que afectan a la actividad de las aseguradoras y de otros sectores.

La dura realidad de una guerra no solo tiene efecto en el tejido empresarial de los países afectados por el conflicto. Nuestro cliente Gustavo opera en Ucrania a través de una compañía nacional. Tiene una empresa que se dedica al transporte por carretera de mercancías y actualmente opera en todos los países de Europa con fronteras terrestres. Cuando Rusia invadió Ucrania a finales de febrero del año pasado, se vio en una situación de incertidumbre con respecto a los seguros con los que contaba y fue un momento de reflexión profunda, ya que una guerra también tiene consecuencias en esta materia.

La primera observación fue clara, esta guerra y las sanciones que la Unión Europea ha impuesto al país invasor ha generado un panorama económico y político muy volátil. La cabeza visible de todo este conflicto en términos económicos es la inflación y tras ella una alteración contractual en muchas de las regulaciones, especialmente en los seguros (no se conceden seguros de vida en pleno conflicto). Esta inflación estaba afectando a las operaciones que Gustavo estaba realizando. En otros ramos y coberturas, como los seguros de crédito, la guerra no es razón de exclusión de cobertura de los seguros. La cobertura, en cualquier caso, dependerá del cumplimiento de las empresas ucranianas o rusas de sus compromisos y obligaciones de pago en el marco de esta situación catastrófica.

Al tiempo, Gustavo me comentó que no sabía si debería haber parado su actividad en el país, pero le suponía un coste enorme reorganizar sus rutas. Yo le expliqué que la situación en los seguros era más drástica. En España, Generali fue de las primeras en cesar actividades, pero luego se sumaron otras compañías y corredurías internacionales, sobre todo americanas, como Munich Re, Marsh, Aon y, recientemente, AXA. Estas compañías han dejado de suscribir nuevos negocios de seguros y detenido todas las renovaciones respecto a los activos de propiedad rusa ubicados en ese mismo país. Entonces fue cuando Gustavo percibió la necesidad de actuar con celeridad y precisión. En pocas semanas, ya había reorganizado sus rutas por países limítrofes con Ucrania y había pausado sus envíos al país.

No todos los sectores se ven afectados por igual

Al comparar nuestro sector con el de Gustavo, por fortuna la exposición del seguro nacional a los activos rusos como la deuda, las acciones de empresas o la participación en fondos, es ínfima más allá de las pólizas suscritas por los residentes particulares con las compañías de seguros de vida u otros ramos. Las carteras de seguros e inversiones de las aseguradoras y reaseguradoras españolas tampoco están expuestas directamente a países como Bielorrusia o Ucrania. Sin embargo, el sector de los transportes se ha visto fuertemente afectado especialmente a causa de la inflación.

Respecto a lo anterior, el impacto de las sanciones sobre las empresas de seguros en España debería tener poco impacto. De hecho, se cree que la cobertura de riesgos en Rusia por parte de las reaseguradoras globales representa apenas el 2% de sus primas brutas. Algunos ramos de seguros más afectados son la aviación, el transporte marítimo y el crédito comercial. Estos podrían ser la causa de las mayores pérdidas a las aseguradoras.

Cabe destacar que entre las empresas de seguros en España esa incidencia será residual, al igual que Gustavo, nuestro país gestiona y transporta la mayor parte de mercancías por tierra.

Nacho Gómez

Director Comercial

En muchas ocasiones, como profesionales del sector seguros, hemos oído decir a algunas empresas que las pólizas de seguros no cubren nada, que cuando tienes el siniestro siempre son excusas de las compañías para no pagar o que siempre que lo necesitas el seguro no sirve.

Lamentablemente esta es una concepción que en mayor o menor medida está en la mente de algunos de los clientes a los que nos dirigimos como sector. Como corredores de seguros, nos gustaría hacer una pequeña reflexión.

En nuestra opinión, lo fundamental para entender por qué pasa esto es relativamente sencillo: los productos aseguradores generalmente son productos complejos y en ocasiones se venden de forma muy simple. Dejadnos explicar brevemente lo que queremos decir con esto.

Una póliza de seguro es un contrato de adhesión entre el tomador y la aseguradora. Este contrato, por ejemplo, para cubrir una responsabilidad civil empresarial, en este ejercicio de ficción, podría tener unas 50 páginas y unas 150 cláusulas, lo que no sería nada inusual. Así pues con el contrato establecemos la piedra angular que regulará la relación entre las partes (aseguradora y tomador). Si pasa algo, cuáles serán las consecuencias, qué importe estoy asegurando, qué es lo que estoy asegurando, etc...

Para saber lo que estas contratando, deberías entender si tanto las cláusulas particulares (las que establece el tomador), como las generales (a las que te adhieres). Son las que necesitas, y lo más importante, las que tú quieres como tomador de ese seguro. En el mundo de la empresa, para poder hacer un traje a medida (ya que cada empresa es un mundo), se tiene que entender el negocio en su totalidad: actividad, proceso productivo, instalaciones, modelo de negocio, etc... Aquí viene el principal problema, que nos incluye a los mediadores:

¿Cuántas veces hemos cotizado (aquí nosotros incluidos) con una copia de una póliza ya existente sin preguntar nada más?

¿Cuántas veces hemos comparado únicamente el coste del seguro para llevarnos una póliza?

Muchas veces, en el sector de la mediación, olvidamos lo que vendemos. Nosotros no nos cansamos de repetirlo a nuestros equipos: “no vendemos pólizas de seguro, vendemos un servicio profesional de asesoramiento y gestión a nuestros clientes”.

Para hacer lo anterior, no puedo hacer una “chapuza” con la contratación de una póliza de seguro. Nuestro trabajo como profesionales del sector es afilar la pluma y recomendar al cliente lo que necesita para sus circunstancias particulares y no solo compararle el coste por las ganas de vender más rápido y fácil. Esto último lo podría hacer cualquiera, no hace falta ser un profesional del sector.

El día del siniestro, hacer las cosas bien al principio y mantener nuestras pólizas de seguro al día, como muchas cosas en la vida, es lo que marcará la diferencia entre que el seguro funcione como debe y que sea una auténtica bomba de relojería. Porque no se pueden comprar un BMW a precio de un Dacia Logan, y esto a veces pasa en el mundo asegurador, que vendemos duros a cuatro pesetas por querer hacer las cosas rápido.

Lo que acaba pasando es que prometemos pólizas blindadas contra cualquier inclemencia a nuestros clientes cuando realmente nos hemos dejado de montar el blindaje en la cadena de producción.

El próximo día que un corredor te haga 50 preguntas sobre tu negocio e intente entender lo que haces, cómo lo haces, cómo funciona tu modelo de negocio, los departamentos, cómo son las instalaciones, etc... Ahí tendrás la primera señal de que estás comprando un servicio y no una póliza de seguros. La diferencia es sutil, pero importante.

Alejandro Closa

Director

Cuando me senté por primera vez delante del Sr. Vílchez, director general de un importante laboratorio de dermo-cosmética español, no conocía nada sobre él. Había indagado un poco sobre la empresa, su actividad, su ámbito de actuación, pero nada sabía sobre la persona responsable que había detrás.

Nos había referenciado un cliente de CLOSASEGUROS de toda la vida: “Has de dejar que Closa te revise tus pólizas de la empresa, Vílchez. ¡Yo estoy muy contento con su servicio!”.

Así que, en esa primera visita me limité a escucharle la mayor parte del tiempo y a revisar con él los datos básicos de la sociedad: vigencias, capitales asegurados, descripciones y mucho más. Sin embargo, para que mi punto de vista como mediador pudiera entender el punto de vista del asegurado, necesitaba algo más.

El estudio previo del riesgo que se pretende asegurar precisa de una analítica más elaborada. Analizar una póliza o varias es, la mayoría de las veces, una labor de prêt-à-porter, pero en otras ocasiones el traje tiene que ser hecho más a medida y ahí, en ese punto, l´atelier de Haute Couture de CLOSASEGUROS se pone en marcha.

Así que la segunda vez que acudí a las oficinas del Sr. Vílchez visité las instalaciones en su compañía y me fue contando sus preocupaciones y principales miedos. También las prioridades en su negocio y el proceso de producción desde el inicio hasta el fin.

Al finalizar, ya disponía de un conocimiento mucho más amplio para poder examinar sus seguros. Nos sentamos en su despacho frente a frente y ese día sí que desgranamos sus pólizas hasta sus mismísimas entrañas, porque una póliza de seguros es un contrato entre dos partes y ambas han de estar totalmente de acuerdo en el redactado.

En CLOSASEGUROS, cuando analizamos las necesidades de un cliente, primero las identificamos y seguidamente las intentamos plasmar sobre el papel. No siempre se puede conseguir que las aseguradoras den cobertura a los deseos del asegurado, porque no todo es asegurable. No obstante, lo intentamos.

¿Y cómo se hace?

Nos cercioramos de que todos los datos, descripciones y capitales que consten coincidan con la realidad del momento para evitar que la compañía aplique cualquier regla de proporcionalidad o de equidad.

Después revisamos que el pack de garantías que normalmente se ofrece de forma automática (la citada parte prêt-à-porter de nuestro trabajo) se ajuste a lo necesario. Por último, se pasa a la parte del corte fino, a la tijera afilada de nuestra gestión: revisamos las exclusiones que puedan afectar para tener en cuenta si se pueden derogar o no. En caso de peticiones especiales, redactamos con el asegurado las cláusulas que aclararán coberturas poco habituales o que deberán ajustarse a una situación específica.

Me levanté de la mesa de la sala de juntas del Sr. Vílchez. Él se ofreció a acompañarme hasta la puerta de salida. Nos despedimos con un apretón de manos y con una broma sobre una afición deportiva que resulta que tenemos en común y mientras me miraba a los ojos decía: "Muchas gracias por tu asesoramiento. Me ha quedado muy claro el trabajo que vamos a desarrollar y me deja tranquila la profesionalidad que me habéis transmitido con vuestro análisis".

Esas palabras son las que en CLOSASEGUROS nos encanta oír.  

Marta Somoza

Responsable Técnica de Empresas y Grandes Clientes

Cumplir con las obligaciones de los contratos es vital para la continuidad y solvencia de tu negocio pero ¿Qué pasa si necesitas una garantía extra para cubrir con esos riesgos?

Es importante que conozcas los instrumentos que te ofrecen esa garantía adicional.

¡Toma nota!

Te vas a encontrar con estas dos posibilidades: seguro de caución y aval bancario. Vamos a recurrir a la definición de la Real Academia Española para saber en qué consiste cada término.

Según la RAE caución es la ‘’Garantía que presta una persona u otra en su lugar para asegurar el cumplimiento de una obligación actual o eventual.’’

Es decir, las empresas utilizan el sistema de seguro de caución para realizar la gestión de obligaciones a terceros. Se trata de una garantía para asegurar que el cliente cumpla su obligación frente al beneficiario.

Por otro lado, la RAE define aval como ‘’Obligación que alguien adquiere de hacer aquello a lo que otra persona se ha comprometido, en caso de incumplimiento.’’

En este caso, quien avala es un tercero, el banco, que asume el compromiso de hacerse cargo de la deuda en caso de que el deudor no pudiera afrontarla.

¿Cuáles son las diferencias?

La finalidad tanto del seguro de caución como del aval bancario es similar. Sin embargo, existen diferencias entre ambos:

Ventajas del seguro de caución frente al aval bancario

Como has podido intuir, el seguro de caución tiene varias ventajas en comparación con el aval bancario:

¿Nos cuentas tu caso? En CLOSASEGUROS te aconsejaremos y resolveremos todas tus dudas, nos adaptaremos a tus necesidades para el encontrar la cobertura que mejor encaje con tu situación. ¡No dudes en contactar con el equipo CLOSASEGUROS!

Antes de ser el malware causante de un auténtico terremoto a nivel global, Pegaso era hijo de la Gorgona Medusa en la mitología griega.

Sí, es increíble las vueltas que da la historia. Ahora es el adalid de NSO, la empresa israelí que le dio vida y acaba de poner de relieve lo vulnerables que somos todos cuando se trata de ciberataques.

Pegasus golpea actualmente a las grandes esferas pero también puede afectar a un particular o una empresa, nadie está exento de sufrir su ataque. Sus efectos pueden ser catastróficos.

Pero no todo es Pegasus cuando hablamos de espionaje y ciberataques, sin ir mas lejos, en febrero de este año, un ransomware (Conti) dejó sin patatas fritas y cacahuetes al Reino Unido después de secuestrar los datos KP Snacks, la empresa que representa importantes marcas como Popchips o Tyrrell´s y suministra de estos productos a las islas.

Otro ejemplo es el del propio Mark Zuckelberg, que fue hackeado debido a un error de principiante: poner las mismas contraseñas en todas sus redes sociales. Al CEO de Facebook le suplantaron la identidad, al igual que a nuestro antiguo ministro de asuntos exteriores Josep Borrell, víctima también de suplantación a través de Linkedin, en septiembre de 2019.

Aunque creas que a ti nadie te va a espiar, en realidad tienes que empezar a tomar conciencia de que tus datos son valiosos. todo el mundo puede sufrirlo. De hecho, España es el tercer país como más ciberataques del mundo, solo por detrás EEUU y Reino Unido.

Pegasus nos recuerda algo importante: no solo hay que proteger los ordenadores o PCs, también tenemos que proteger nuestros teléfonos móviles y otros dispositivos conectados como sistemas de iluminación y seguridad, cafeteras, domótica, neveras...

En caso de recibir un ciberataque en mi empresa ¿cómo puedo protegerme?

Como hemos visto, cualquier empresa que utilice tecnología en su gestión, está expuesta a sufrir un ciberataque o una filtración de datos y es aquí donde entran en escena los Seguros de Ciberiesgo. Son, si lugar a dudas, un tipo de protección que está en alza, y por razones obvias: como gestores de datos, somos responsables de su correcta protección.

Ciberiesgo supone una solución completa ante este tipo de amenazas, dotando a tu empresa de cobertura frente a los daños propios que pudiera sufrir, así como a los prejuicios económicos que pudieran causar tanto a los empleados como a terceros.

¿Cuáles son las coberturas?

La protección se despliega en 3 áreas

Daños a terceros:

Daños Propios:

Servicios de respuesta rápida:

Desde CLOSASEGUROS siempre estamos alerta para detectar los peligros que puedan afectar a tu negocio. Llámanos si necesitas contratar tu Seguro de Ciberiesgo, estudiaremos tu caso concreto ¡Nuestro equipo te espera!

¿Te has dado cuenta que casi semanalmente te llega la noticia de que han tenido que retirar xxx lote de producto del mercado?

Cada vez son más comunes estas retiradas de productos alimentarios. Los motivos son variados; pueden ser o bien por razones de producción y análisis alimenticios o por otras causas que hacen que la retirada sea obligatoria.

Mayor protección del consumidor

En los últimos años, ha aumentado la preocupación por la seguridad y salud alimenticia, así como por la necesidad de proteger al consumidor, lo que ha derivado en normativas cada vez más estrictas. Regulaciones que vigilan muy de cerca las posibles contaminaciones alimenticias, atendiendo a las cada vez más comunes alergias, intolerancias o dietas específicas como la vegana.

Cuando la contaminación no es accidental...

Normalmente estas contaminaciones son accidentales, pero existen casos en las que son provocadas. Esto se conoce como tampering, que se definiría como una manipulación provocada del producto para perjudicar a la empresa, a veces, con finalidades de extorsión.

Cuando se dan estos casos de retirada de productos del mercado, sea cual sea la causa que lo haya provocado, es de vital importancia realizar una gestión adecuada y rápida, para que la reputación de la empresa no se vea afectada.

¿Cómo protegerse del tampering?

Las pólizas de seguros de Responsabilidad Civil normalmente excluyen la contaminación no accidental, por lo que si quieres asegurarte ese riesgo, has de contratar un seguro específico para el Tampering. Una póliza de Tampering, junto a la prevención y la correcta gestión de la crisis, permitiría a tu empresas disminuir de forma significativa el impacto negativo que conlleva la retirada del mercado de un producto, pues cubre el coste de la mercancía retirada y el daño reputacional.

Coberturas del Seguro Tampering

Estos seguros son una solución específica para las empresas alimentarias. En caso de crisis, la empresa afectada recibe el consejo de consultores expertos en retirada del producto en función de las características específicas de cada caso.

Fundamentalmente, la solución frente a estos casos es el reembolso de gastos en varios sentidos:

En CLOSASEGUROS podemos aconsejarte sobre todo lo que necesitas a la hora de contratar un Seguro frente a Productos Contaminados haciendo que sus coberturas adapten perfectamente a las necesidades de tu empresa. De hecho, una retirada de Productos Contaminados bien gestionada, puede incluso mejorar la reputación de la empresa. ¡Habla con el equipo CLOSASEGUROS!

Si estás preocupado por la relación de tu empresa con el medio ambiente ¡estás en el lugar adecuado! En este artículo tienes la información básica para abordar el tema.

Podríamos definir el impacto medioambiental como las consecuencias de las actividades humanas sobre el medioambiente, unas consecuencias que normalmente son perjudiciales y causan desequilibrio en nuestro ecosistema.

¿Porqué es tan importante cuidar de nuestro entorno?

Como sabes, nuestro bienestar depende de la salud del planeta de manera directa; de sus ecosistemas, de su biodiversidad y es importante velar por su cuidado.

Podríamos definirlo como una calle de doble sentido: todas nuestras acciones nos devolverán unos resultados.

Por supuesto, las actividades derivadas de nuestras empresas también generan impacto, y es en este punto donde tenemos que poner atención.

¿Cómo podemos minimizar el impacto ambiental en la empresa?

La clave es tomar conciencia y poner en marcha un plan desde el que poder:

Si todos los departamentos de la empresa se implican, no debería ser muy difícil.

Las consecuencias de la contaminación medioambiental en la empresa

En ocasiones, las actividades de las empresas, de una manera directa o indirecta, producen impacto sobre el medioambiente en forma de contaminación ambiental de una u otra índole. Es por eso que de manera intrínseca, tienen una Responsabilidad Medioambiental.

Esta responsabilidad se fundamenta en la Ley 26/2007 que obliga a las empresas a prevenir los daños producidos al medioambiente, y en caso de que se produzcan, a repararlos para devolver el ecosistema a su estado natural.

Es más, el titular de cualquiera que sea la actividad tanto económica como profesional, está obligado a asumir en su totalidad los costes de las acciones preventivas o reparadoras, según el caso. Dicha responsabilidad es administrativa e independiente a la responsabilidad civil.

Por eso es tan importante para tu empresa contar con un Seguro de Responsabilidad Medioambiental que responda y se ajuste a tus necesidades. Si lo contratas, ten en cuenta que los costes que cubren a raíz del daño, serán los reflejados en el límite contratado en tu póliza.

Los Seguros de Responsabilidad Medioambiental

¿Sabes cuáles son sus coberturas? Aquí te explicamos las básicas

En CLOSASEGUROS estamos comprometidos a conservar la salud del medioambiente y te recordamos lo importante que es tener un Seguro de Responsabilidad Medioambiental, así como ponerte en manos de profesionales si tienes cualquier duda.

¿Todavía no conoces a nuestro equipo? ¡Llámanos!

Que los dos años que llevamos de pandemia están pasando factura a todos los niveles a la sociedad global es una verdad a gritos que parece no admitir duda. Todos los sectores se han visto afectados por esta circunstancia: la cadena de suministro, la energía, el mercado laboral... Sin embargo, parece ser menos conocida la silenciosa y transformadora crisis que se está gestando desde hace meses en el mundo del seguro.

Un cambio propiciado también por la catástrofe sanitaria.

Para profundizar en este nuevo paradigma y saber cómo nos afecta como clientes, hemos acudido al reciente análisis de Willis Towers Watson, donde la importante consultorase hace eco de cómo se está generalizando un aumento en los precios que afecta a todo tipo de riesgos y un endurecimiento cada vez mayor en las coberturas. Otra consecuencia es el crecimiento de exclusiones, muchas de ellas relacionadas con la Covid-19 y Cyberiesgos.

Veamos cuáles son los puntos clave de sus conclusiones

Importante subida de precios

Se constata una subida de precios en todo tipo de riesgos, pero de manera más acentuada en aquellos relacionados con la alimentación, la energía, residuos y reciclaje automoción y riesgos con exposición catastrófica.

¿En qué nos afecta?

Esto se traduce en que, si estás pensando en contratar una póliza relacionada con el transporte, es probable que te salga entre un 10% y un 40% más cara. Las relacionadas con la energía podrían costarte entre un 5% y un 30% más. Una de daños materiales se incrementaría entre un 15% y 25%...y así sucesivamente.

Crecen las exclusiones por la Covid-19 y Cyberriesgos

Muchas compañías han anunciado la inclusión de manera generalizada de exclusiones específicas por Covid-19 en varias líneas de negocio, entre ellas D&O.

Ante las consecuencias de la pandemia de la COVID-19, una de las previsiones más preocupantes es el progresivo grado de insolvencia que afectará a la mayor parte de los países del mundo. Esta circunstancia plantea nuevos riesgos de responsabilidad para los administradores y directivos (D&O, por sus siglas en inglés), agravando los que ya existían, y generando un riesgo sistémico para las aseguradoras de difícil solución.

¿A qué se debe este aumento del riesgo entre administradores y directivos?

Se prevé que debido a la crisis sanitaria los consejos de administración de muchas organizaciones se van a ver inmersos en una oleada de reclamaciones en las que se audite su responsabilidad en la toma de decisiones en áreas como: seguridad de los empleados, malos resultados empresariales, pérdida de valor para los accionistas, caídas de las ventas... En general, aquellos ámbitos a los que se pueda achacar fallos en la gestión.

Todo ello debido a las especiales circunstancias en las que hemos vivido estos dos últimos años: desplome de la actividad económica, rotura de la cadena de suministros, distorsiones entre la oferta y demanda, es decir, la peor recesión desde la segunda guerra mundial, en palabras del Banco Mundial.

Por otro lado, también se ha visto afectado el ámbito de los Cyberriesgos, principalmente en las pólizas de Responsabilidad Civil y Daños Materiales. Una de las razones la encontramos en el auge del teletrabajo. Debido a este nuevo modelo, ha habido un aumento en la actividad de phishing y hacking, que ha causado ataques cibernéticos con reclamaciones superiores a los 10.000 millones de dólares.

Las aseguradoras, por consecuencia, no encuentran rentabilidad en esta línea y recurren cada vez más a la utilización de cuadros de coaseguros y al reaseguro facultativo para limitar y compartir el coste de estos siniestros.

¿Un futuro esperanzador?

Al parecer, la subida en las tasas no aumentará eternamente. De hecho, ya existen signos de moderación en el mercado, una moderación que se considera bien establecida, siempre y cuando no exista ningún otro factor catastrófico en el horizonte.

En cualquier caso, en CLOSASEGUROS estaremos pendientes del próximo informe para poder analizarlo e informaros de primera mano. Y recuerda que puedes contactar con nosotros para resolver cualquier duda. ¿Aún no conoces a nuestro equipo? ¡Llámanos!

Si estás leyendo estas líneas es bastante probable que pertenezcas al club de los autónomos o estés pensando en sumarte a él. ¿Sabías que aproximadamente el 90% del tejido empresarial en nuestro país depende de los trabajadores por cuenta propia?

En este artículo vamos a ver algunos datos importantes sobre este colectivo y la protección que necesitas si perteneces a él.

¿Cuántos autónomos hay en España?

Según el Ministerio de Trabajo y Economía Social A 31 de marzo de 2020 había 1.979.863 personas trabajadoras por cuenta propia, el 19,1% de ellas tiene asalariados a su cargo.

Es tan relevante el peso de los autónomos y micro pymes que si nos fijamos en los datos del Ministerio de Industria, comercio y turismo, estos nos informan de que el tejido empresarial español lo forman principalmente las microempresas: las empresas españolas, incluyendo autónomos, tienen de media una plantilla de 4,5 empleados.

España vive de los autónomos y las microempresas, muy lejos todos del IBEX 35 y los grandes titulares de los medios de comunicación: un pequeño negocio hostelero familiar, una peluquería, la asesoría que te lleva los trámites con la administración o el abogado que resuelve cualquiera de tus dudas legales.

Los autónomos en tiempos de pandemia

Cuando uno se pasea por las cifras que ha dejado la crisis provocada por la pandemia del SARS-CoV-2 comienza a tener escalofríos:  según datos elaborados por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos-ATA el 66,1% de los trabajadores por cuenta propia afirma estar aún lejos de la recuperación de su actividad y volver a una situación previa a la pandemia.

Sin lugar a dudas, estamos viviendo tiempos extraños en los que no nos vendría nada un poquito de seguridad.

Y precisamente para eso, para generar un ambiente de trabajo seguro y perspectivas de tranquilidad en tu actividad, desde CLOSASEGUROS te contamos cuáles son los seguros obligatorios con los que debes contar como autónomo y los que, no siendo obligatorios, te recomendamos:

Seguros obligatorios si eres autónomo

¿Sabías que es obligatorio contratar un seguro de Responsabilidad Civil si tienes un local abierto al público?

Además de los profesionales con un local, este seguro es especialmente importante cuando hablamos de profesiones que, por la responsabilidad que conllevan, también podrían generar daños a terceras personas, como, por ejemplo: abogados, asesores y consultores financieros, administradores de concursales, o profesionales sanitarios del ámbito privado, por nombrar varios.

Este seguro cubre cualquier daño que se cause a un tercero y puede incluir: fianzas, costes judiciales y derivados, la defensa personal y reclamación de daños, defensa ante la inspección del trabajo, entre otros servicios, siempre dependiendo de tu actividad.

Además, el seguro de Responsabilidad Civil es obligatorio en caso de trabajar en el sector de la sanidad, actividades recreativas o transporte público.

Con este seguro estarás cubierto por los daños causados a terceras personas durante el ejercicio de tu actividad. Por ejemplo, si alguien sufre un accidente en tu local y necesita asistencia sanitaria, tu seguro cubrirá la asistencia.  

Esta protección podría marcar la diferencia entre resistir ante una coyuntura complicada o responder con tu patrimonio ante posibles reclamaciones y perder tu solvencia.

Si eres autónomo y tienes personal contratado es muy probable que tengas que contratar un seguro que los cubra, pues muchas actividades que no nos parecen de riesgo, en realidad están calificadas como tal: por ejemplo, los hosteleros, los transportistas o los mecánicos.

Para saber el tipo de seguro que necesitan tus trabajadores, lo mejor es tener a mano el convenio colectivo de tu empresa y estudiar las necesidades que pueden aparecer en el caso de que ocurriera un accidente laboral en tu sector.

Sabemos que este seguro es obligatorio para todo el mundo, pero este tipo de pólizas hay que estudiarlas con detenimiento cuando mantienes una pequeña flota de vehículos.

Seguros que te recomendamos

Dice la sabiduría popular que son los autónomos los que gozan de mejor salud. Lo cierto es que son ejemplo de resiliencia para los demás: enferman igual, pero causan baja “in extremis”. Aún así esto se puede evitar; en el caso de que no puedas realizar tu actividad a causa de una baja laboral por enfermedad o accidente, podrías contar con un seguro que te protege de la pérdida de ingresos disponiendo de un apoyo en forma de prestación económica. ¿Te imaginas poder cobrar un subsidio diario durante el periodo de tu convalecencia?

Un seguro de salud te puede cubrir circunstancias como determinados diagnósticos, segundas opiniones, hospitalización, urgencias, asistencia nacional e internacional, etc.

Existen varias modalidades: cuadro médico, copagos y reembolso. Con un seguro de salud podrás tener una completa atención médica privada personalizada, sin listas de espera.

Por ejemplo, en CLOSASEGUROS podrás elegir entre más de 34.000 Profesionales y 700 Hospitales y centros médicos concertados a nivel nacional.

Un seguro de este tipo concentra varios tipos de coberturas como incendios, robos, accidentes, e incluso daños que tengan que repararse a un tercero (Responsabilidad Civil). Todo en una misma póliza.

En CLOSASEGUROS estaremos encantados de brindarte el mejor asesoramiento ¡siempre totalmente personalizado! Trabajamos con las mejores compañías de seguros y hemos conseguido el mejor equipo de profesionales posible. ¡Ven a conocernos!

cross