Noticias

TIC y terapias alternativas para aliviar el dolor crónico

14 de abril de 2021
by CLOSASEGUROS

La artritis, la fibromialgia o el cáncer son solo algunas de las enfermedades que experimentan dolor cronificado, para ello existen terapias que tratan de paliar estos efectos.

El dolor crónico afecta a una de cada cuatro personas en el mundo, según varios informes. Puede asociarse a diferentes causas, como una lesión o una infección o, incluso, estar vinculado a una dolencia continua, como la artritis, la fibromialgia o el cáncer. Es un trastorno que puede verse agravado, además, por factores ambientales o psicológicos.

El dolor crónico puede experimentarse como un pinchazo, una sensación de hormigueo, picadura o ardor hasta una pequeña molestia, que puede durar días, meses o años. En la mayoría de casos, los puntos de dolor más frecuentes son abdomen, zona lumbar y cuello.

Pero, con la pandemia del COVID-19, el 70% personas con dolor crónico han visto empeorar la intensidad del dolor, según un estudio de la UOC (Universitat Oberta de Catalunya). Además, se ha encontrado una estrecha relación entre el dolor y las principales consecuencias que el confinamiento nos ha dejado: inseguridad laboral, preocupaciones de futuro, estrés, miedo, pensamientos negativos, tristeza… 

Tecnología para combatir el dolor

Lamentablemente, la ciencia aún no ha conseguido ninguna fórmula para eliminar completamente estos dolores, por lo que los pacientes deben aprender a vivir con ellos e intentar seguir con su vida de manera normal, intentando encontrar mecanismos y técnicas que les ayuden a sobrellevarlos.

Algunos expertos explican que una manera de reducir el dolor de manera positiva pueden ser los estiramientos. Otros abogan por la aplicación de las tecnologías de la información y la comunicación, que facilitan el acceso a intervenciones con un coste asequible e incrementan la autonomía y empoderamiento de la persona, mejorarando así el bienestar del paciente y su calidad de vida.

Una de las soluciones para controlar el dolor son asimismo las intervenciones biopsicosociales, unas sesiones para abordar el dolor de forma global e incrementar la autonomía del paciente. Del mismo modo, se han desarrollado algunas aplicaciones móviles para combatir con este tipo de dolores, que tratan de identificar los pensamientos negativos y dirigir la atención hacia otros estímulos para no prestar tanta atención al dolor. 

Por otro lado, cada vez son más los médicos que apuestan por implementar la inteligencia artificial y herramientas de realidad virtual para tratar los problemas de dolor. Así, la realidad virtual puede ser una vía de distracción de la atención del paciente, de modo que este pueda manejar el dolor.

Nuevas terapias y estudios

Recientemente, el Hospital Vall d’Hebron ha presentado un estudio con los resultados de la aplicación de una nueva terapia contra la fibromialgia que enseña al paciente a 'engañar' al dolor.

Este estudio demuestra que la combinación de medicamentos, el ejercicio, la educación en neurociencia del dolor, la terapia cognitiva conductual y la meditación suponen una técnica efectiva que ayuda a desviar el dolor. “Los pacientes mejoran en dolor, fatiga, impacto de la enfermedad, ansiedad, depresión y el miedo a realizar determinados movimientos que saben que les duelen (quinesofobia)”, ha explicado Mayte Serrat, doctora de la Unidad de Expertos en Síntomas de Sensibilidad Central del Servicio de Reumatología de la Vall d’Hebron.

Desde CLOSASEGUROS, confiamos en la investigación sobre las causas y el alivio del dolor crónico, así como el aprovechamiento de los beneficios de la tecnología para aportar herramientas y métodos efectivos en la lucha contra el dolor. Estamos convencidos de que poder disponer de una sanidad de calidad y de rápida respuesta contribuirá a mejorar el bienestar del paciente con dolor crónico y aumentar su autonomía. 

La artritis, la fibromialgia o el cáncer son solo algunas de las enfermedades que experimentan dolor cronificado, para ello existen terapias que tratan de paliar estos efectos.

El dolor crónico afecta a una de cada cuatro personas en el mundo, según varios informes. Puede asociarse a diferentes causas, como una lesión o una infección o, incluso, estar vinculado a una dolencia continua, como la artritis, la fibromialgia o el cáncer. Es un trastorno que puede verse agravado, además, por factores ambientales o psicológicos.

El dolor crónico puede experimentarse como un pinchazo, una sensación de hormigueo, picadura o ardor hasta una pequeña molestia, que puede durar días, meses o años. En la mayoría de casos, los puntos de dolor más frecuentes son abdomen, zona lumbar y cuello.

Pero, con la pandemia del COVID-19, el 70% personas con dolor crónico han visto empeorar la intensidad del dolor, según un estudio de la UOC (Universitat Oberta de Catalunya). Además, se ha encontrado una estrecha relación entre el dolor y las principales consecuencias que el confinamiento nos ha dejado: inseguridad laboral, preocupaciones de futuro, estrés, miedo, pensamientos negativos, tristeza… 

Tecnología para combatir el dolor

Lamentablemente, la ciencia aún no ha conseguido ninguna fórmula para eliminar completamente estos dolores, por lo que los pacientes deben aprender a vivir con ellos e intentar seguir con su vida de manera normal, intentando encontrar mecanismos y técnicas que les ayuden a sobrellevarlos.

Algunos expertos explican que una manera de reducir el dolor de manera positiva pueden ser los estiramientos. Otros abogan por la aplicación de las tecnologías de la información y la comunicación, que facilitan el acceso a intervenciones con un coste asequible e incrementan la autonomía y empoderamiento de la persona, mejorarando así el bienestar del paciente y su calidad de vida.

Una de las soluciones para controlar el dolor son asimismo las intervenciones biopsicosociales, unas sesiones para abordar el dolor de forma global e incrementar la autonomía del paciente. Del mismo modo, se han desarrollado algunas aplicaciones móviles para combatir con este tipo de dolores, que tratan de identificar los pensamientos negativos y dirigir la atención hacia otros estímulos para no prestar tanta atención al dolor. 

Por otro lado, cada vez son más los médicos que apuestan por implementar la inteligencia artificial y herramientas de realidad virtual para tratar los problemas de dolor. Así, la realidad virtual puede ser una vía de distracción de la atención del paciente, de modo que este pueda manejar el dolor.

Nuevas terapias y estudios

Recientemente, el Hospital Vall d’Hebron ha presentado un estudio con los resultados de la aplicación de una nueva terapia contra la fibromialgia que enseña al paciente a 'engañar' al dolor.

Este estudio demuestra que la combinación de medicamentos, el ejercicio, la educación en neurociencia del dolor, la terapia cognitiva conductual y la meditación suponen una técnica efectiva que ayuda a desviar el dolor. “Los pacientes mejoran en dolor, fatiga, impacto de la enfermedad, ansiedad, depresión y el miedo a realizar determinados movimientos que saben que les duelen (quinesofobia)”, ha explicado Mayte Serrat, doctora de la Unidad de Expertos en Síntomas de Sensibilidad Central del Servicio de Reumatología de la Vall d’Hebron.

Desde CLOSASEGUROS, confiamos en la investigación sobre las causas y el alivio del dolor crónico, así como el aprovechamiento de los beneficios de la tecnología para aportar herramientas y métodos efectivos en la lucha contra el dolor. Estamos convencidos de que poder disponer de una sanidad de calidad y de rápida respuesta contribuirá a mejorar el bienestar del paciente con dolor crónico y aumentar su autonomía. 

Noticias
Pedir información