Noticias

Los seguros de Decesos vs los seguros de Vida: coberturas y diferencias

10 de marzo de 2021
by CLOSASEGUROS

Ambos seguros pueden considerarse complementarios, pero no siempre se activan una vez fallece el asegurado, ¡te lo contamos!

A veces es difícil hablar abiertamente sobre la muerte. Nadie quiere pensar de ello, claro. Pero es ley de vida, así que conviene ser precavido y dejar bien atados los temas financieros para evitar quebraderos de cabeza a nuestros familiares.

Y, aunque sigue siendo un tema tabú, parece que la población española es consciente de la importancia de estar bien asegurado para un futuro. A día de hoy, más de 21 millones de personas tienen contratada una póliza de Decesos, prácticamente el 46,5% de la población. Así, el seguro de Decesos se convierte en uno de los más contratados del sector asegurador español, junto a los seguros de Autos y Vida.

 

Pero, ¿qué cubre un seguro de decesos?

Los gastos de un fallecimiento en España no son baratos. Actualmente, el coste medio de un entierro ronda los 3.500 euros, según Unespa, la patronal el seguro. Y esto, teniendo en considerando un sepelio simple y sencillo. Además, los precios varían según la comunidad autónoma, la localidad, el tipo de ceremonia, las flores, la urna, el ataúd… El seguro de Decesos asume los gastos de todo ese proceso, según lo especificado en la póliza.

Por lo general, la aseguradora se encargará de hacer las gestiones pertinentes en el momento del fallecimiento del asegurado, poniéndose en contacto con la funeraria y ejerciendo como mediadora ante la familia. También se ocupará de los trámites administrativos, organizar el sepelio y todo lo que esto conlleva. Al encargarse de hacer todas las gestiones pertinentes y soportar los costes del entierro, no sólo libera a los familiares de gastos y preocupaciones en esos momentos difíciles, sino que se asegura de que todo el proceso se lleva a cabo según lo que deseaba el fallecido.

Diferencias entre el seguro de vida y el seguro de decesos

Sabemos que el sector asegurador tiene algunos aspectos complicados de entender. Así, no es difícil confundir las funciones y protecciones entre los seguros de Vida y los de Decesos. Pueden considerarse complementarios pero lo único que los hace similares es que ambos se activan una vez fallece el asegurado, pero tampoco siempre.

Por un lado, tal y como hemos explicado, los seguros de Decesos cubren todos los gastos que deriven del entierro y atienden a todos los trámites administrativos relacionados con el fallecimiento del asegurador. De este modo, los familiares no deben preocuparse por ellos ni por realizar desembolsos.

En cambio, el seguro de Vida proporciona una compensación económica que se entrega a los familiares tras la muerte de la persona asegurada. Es decir, los denominados ‘beneficiarios’ recibirán una cantidad económica concreta. Ello les permitirá tener ‘un colchón’, asumir deudas pendientes o, simplemente, seguir con su vida en condiciones similares.
Pero este tipo de seguro, el de Vida, va más allá. También ofrece la posibilidad de ponerse en marcha si el asegurado tiene un accidente o una enfermedad que deriva en incapacidad. De este modo, puede disponer de ese dinero para atender a los gastos que suponga su nueva situación.

Si dudas y no sabes qué escoger, no dudes en contactar con nosotros para que te informemos. Te asesoraremos sobre las opciones más adecuadas para tu caso particular.

Ambos seguros pueden considerarse complementarios, pero no siempre se activan una vez fallece el asegurado, ¡te lo contamos!

A veces es difícil hablar abiertamente sobre la muerte. Nadie quiere pensar de ello, claro. Pero es ley de vida, así que conviene ser precavido y dejar bien atados los temas financieros para evitar quebraderos de cabeza a nuestros familiares.

Y, aunque sigue siendo un tema tabú, parece que la población española es consciente de la importancia de estar bien asegurado para un futuro. A día de hoy, más de 21 millones de personas tienen contratada una póliza de Decesos, prácticamente el 46,5% de la población. Así, el seguro de Decesos se convierte en uno de los más contratados del sector asegurador español, junto a los seguros de Autos y Vida.

 

Pero, ¿qué cubre un seguro de decesos?

Los gastos de un fallecimiento en España no son baratos. Actualmente, el coste medio de un entierro ronda los 3.500 euros, según Unespa, la patronal el seguro. Y esto, teniendo en considerando un sepelio simple y sencillo. Además, los precios varían según la comunidad autónoma, la localidad, el tipo de ceremonia, las flores, la urna, el ataúd… El seguro de Decesos asume los gastos de todo ese proceso, según lo especificado en la póliza.

Por lo general, la aseguradora se encargará de hacer las gestiones pertinentes en el momento del fallecimiento del asegurado, poniéndose en contacto con la funeraria y ejerciendo como mediadora ante la familia. También se ocupará de los trámites administrativos, organizar el sepelio y todo lo que esto conlleva. Al encargarse de hacer todas las gestiones pertinentes y soportar los costes del entierro, no sólo libera a los familiares de gastos y preocupaciones en esos momentos difíciles, sino que se asegura de que todo el proceso se lleva a cabo según lo que deseaba el fallecido.

Diferencias entre el seguro de vida y el seguro de decesos

Sabemos que el sector asegurador tiene algunos aspectos complicados de entender. Así, no es difícil confundir las funciones y protecciones entre los seguros de Vida y los de Decesos. Pueden considerarse complementarios pero lo único que los hace similares es que ambos se activan una vez fallece el asegurado, pero tampoco siempre.

Por un lado, tal y como hemos explicado, los seguros de Decesos cubren todos los gastos que deriven del entierro y atienden a todos los trámites administrativos relacionados con el fallecimiento del asegurador. De este modo, los familiares no deben preocuparse por ellos ni por realizar desembolsos.

En cambio, el seguro de Vida proporciona una compensación económica que se entrega a los familiares tras la muerte de la persona asegurada. Es decir, los denominados ‘beneficiarios’ recibirán una cantidad económica concreta. Ello les permitirá tener ‘un colchón’, asumir deudas pendientes o, simplemente, seguir con su vida en condiciones similares.
Pero este tipo de seguro, el de Vida, va más allá. También ofrece la posibilidad de ponerse en marcha si el asegurado tiene un accidente o una enfermedad que deriva en incapacidad. De este modo, puede disponer de ese dinero para atender a los gastos que suponga su nueva situación.

Si dudas y no sabes qué escoger, no dudes en contactar con nosotros para que te informemos. Te asesoraremos sobre las opciones más adecuadas para tu caso particular.

Noticias
Pedir información