Noticias

Cómo mejorar mi jubilación tras la reforma de ley de las pensiones

10 de noviembre de 2021
by CLOSASEGUROS

El pasado agosto se aprobaba el primer bloque de la reforma de las pensiones que ha llevado a cabo José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Desde entonces se han podido ir desgranando una serie de cambios que afectará a las pensiones a partir de 2022.

Dichos cambios afectan a diferentes áreas, pero en líneas generales penaliza las prejubilaciones y premia la jubilación demorada. Principalmente, lo que busca esta reforma es ampliar la vida profesional del trabajador. Además, se retrasa la edad de jubilación a los 67 años como máximo, para aquellos que no hayan alcanzado los 38 años y 6 meses cotizados, y cambia la base reguladora que determina la cuantía de las pensiones, teniendo en cuenta los 25 últimos años trabajados.

Debido a esto, son muchos los que se plantean buscar fórmulas para completar su pensión. A continuación, detallamos cuáles son los mejores complementos para tener una buena jubilación.

  • Plan de pensiones. Es un producto financiero que tiene como objetivo el ahorro a largo plazo con el fin de disponer de dichos ahorros en el momento de la jubilación. Es una de las soluciones más conocidas, especialmente desde que las generaciones más jóvenes ven un riesgo en el sistema público de pensiones actual, aunque tal como ha aclarado recientemente Pilar González de Frutos, presidenta de UNESPA, no existe un riesgo real a no poder cobrar las pensiones. Este año, además, ha sufrido cambios significativos relativos a tributación de las aportaciones, ya que ha bajado el tope que se podía descontar de la base imponible del IRPF del dinero que se destina al plan de pensiones, pasando de 8.000 a 2.000€ como máximo. Uno de los ejemplos más comunes de plan de pensiones es el siguiente:
    • Plan de previsión asegurado o PPA. Es un producto asegurador que tiene como objetivo complementar la pensión gracias a un ahorro personal que se va generando poco a poco con una rentabilidad estable. Las coberturas de este seguro son asegurar la jubilación, la invalidez y el fallecimiento.
  • Seguro vida ahorro. Es un producto que une el seguro de vida y el ahorro. Con él se obtiene un capital garantizado que es el resultado de la rentabilidad que se genere con el pago periódico de las cantidades pactadas en el contrato. El asegurado retirará su dinero en la fecha de vencimiento previamente establecida o bien antes en caso de necesidad ejerciendo su derecho de rescate. Algunos ejemplos de este seguro son:
    • Plan individual de ahorro sistemático (PIAS). Es un producto financiero asegurador que solo pude contratarse una vez, a diferencia de por ejemplo los planes de pensiones donde una misma persona puede disponer de varios. Tiene como fin acumular un capital para disfrutar en el momento de la jubilación, aunque al igual que el anterior puede retirarse antes. Es importante conocer que a nivel fiscal este producto no paga impuestos asociados a la rentabilidad que se genere antes de su cobro, pero si se retira previamente solo estará bonificado fiscalmente si el objeto es como renta vitalicia, en caso de que sea como capital si tendrá la retención establecida de IRPF. Las coberturas de este seguro son la de asegurar una jubilación y fallecimiento.
    • Unit link. Al igual que el anterior, se trata de un producto financiero que aúna el seguro de vida con el ahorro de cara a la jubilación, pero con la diferencia de que hay un riesgo, ya que el capital aportado no se acumula sino que se invierte, por lo que el asegurado no sabrá de cuánto dinero dispone hasta el día de su retirada, ya que la rentabilidad no está garantiza. En ese momento de sacar el dinero, hay que diferenciar si es en vida del asegurado cuyo aumento de valor se considera como un rendimiento de un capital inmobiliario y por lo tanto, tienen el mismo tratamiento fiscal, o en caso de fallecimiento, que tributará por el impuesto de sucesiones. Además es importante destacar que mientras dicho seguro está en vigor, este cotiza por el impuesto de Patrimonio. Al igual que el anterior asegura la jubilación y el fallecimiento.
  • Hipoteca inversa. Es un producto financiero específico para personas jubiladas que busca obtener un complemento a la pensión a través de unos ingresos que las entidades bancarias realizan por la casa de la persona jubilada sin que esta pierda su uso ni su propiedad y sus herederos la mantengan. Para que esto ocurra tras el fallecimiento de la persona que contrate esta hipoteca serán dichos herederos quienes, si no han cancelado previamente este producto, tengan que asumir la deuda generada.

Ante cualquier duda, lo mejor es acudir a un profesional que te aconsejará sobre qué producto se ajusta más a tus necesidades. En CLOSASEGUROS, estamos encantados de ayudarte a encontrar la mejor solución para ti.

El pasado agosto se aprobaba el primer bloque de la reforma de las pensiones que ha llevado a cabo José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Desde entonces se han podido ir desgranando una serie de cambios que afectará a las pensiones a partir de 2022.

Dichos cambios afectan a diferentes áreas, pero en líneas generales penaliza las prejubilaciones y premia la jubilación demorada. Principalmente, lo que busca esta reforma es ampliar la vida profesional del trabajador. Además, se retrasa la edad de jubilación a los 67 años como máximo, para aquellos que no hayan alcanzado los 38 años y 6 meses cotizados, y cambia la base reguladora que determina la cuantía de las pensiones, teniendo en cuenta los 25 últimos años trabajados.

Debido a esto, son muchos los que se plantean buscar fórmulas para completar su pensión. A continuación, detallamos cuáles son los mejores complementos para tener una buena jubilación.

  • Plan de pensiones. Es un producto financiero que tiene como objetivo el ahorro a largo plazo con el fin de disponer de dichos ahorros en el momento de la jubilación. Es una de las soluciones más conocidas, especialmente desde que las generaciones más jóvenes ven un riesgo en el sistema público de pensiones actual, aunque tal como ha aclarado recientemente Pilar González de Frutos, presidenta de UNESPA, no existe un riesgo real a no poder cobrar las pensiones. Este año, además, ha sufrido cambios significativos relativos a tributación de las aportaciones, ya que ha bajado el tope que se podía descontar de la base imponible del IRPF del dinero que se destina al plan de pensiones, pasando de 8.000 a 2.000€ como máximo. Uno de los ejemplos más comunes de plan de pensiones es el siguiente:
    • Plan de previsión asegurado o PPA. Es un producto asegurador que tiene como objetivo complementar la pensión gracias a un ahorro personal que se va generando poco a poco con una rentabilidad estable. Las coberturas de este seguro son asegurar la jubilación, la invalidez y el fallecimiento.
  • Seguro vida ahorro. Es un producto que une el seguro de vida y el ahorro. Con él se obtiene un capital garantizado que es el resultado de la rentabilidad que se genere con el pago periódico de las cantidades pactadas en el contrato. El asegurado retirará su dinero en la fecha de vencimiento previamente establecida o bien antes en caso de necesidad ejerciendo su derecho de rescate. Algunos ejemplos de este seguro son:
    • Plan individual de ahorro sistemático (PIAS). Es un producto financiero asegurador que solo pude contratarse una vez, a diferencia de por ejemplo los planes de pensiones donde una misma persona puede disponer de varios. Tiene como fin acumular un capital para disfrutar en el momento de la jubilación, aunque al igual que el anterior puede retirarse antes. Es importante conocer que a nivel fiscal este producto no paga impuestos asociados a la rentabilidad que se genere antes de su cobro, pero si se retira previamente solo estará bonificado fiscalmente si el objeto es como renta vitalicia, en caso de que sea como capital si tendrá la retención establecida de IRPF. Las coberturas de este seguro son la de asegurar una jubilación y fallecimiento.
    • Unit link. Al igual que el anterior, se trata de un producto financiero que aúna el seguro de vida con el ahorro de cara a la jubilación, pero con la diferencia de que hay un riesgo, ya que el capital aportado no se acumula sino que se invierte, por lo que el asegurado no sabrá de cuánto dinero dispone hasta el día de su retirada, ya que la rentabilidad no está garantiza. En ese momento de sacar el dinero, hay que diferenciar si es en vida del asegurado cuyo aumento de valor se considera como un rendimiento de un capital inmobiliario y por lo tanto, tienen el mismo tratamiento fiscal, o en caso de fallecimiento, que tributará por el impuesto de sucesiones. Además es importante destacar que mientras dicho seguro está en vigor, este cotiza por el impuesto de Patrimonio. Al igual que el anterior asegura la jubilación y el fallecimiento.
  • Hipoteca inversa. Es un producto financiero específico para personas jubiladas que busca obtener un complemento a la pensión a través de unos ingresos que las entidades bancarias realizan por la casa de la persona jubilada sin que esta pierda su uso ni su propiedad y sus herederos la mantengan. Para que esto ocurra tras el fallecimiento de la persona que contrate esta hipoteca serán dichos herederos quienes, si no han cancelado previamente este producto, tengan que asumir la deuda generada.

Ante cualquier duda, lo mejor es acudir a un profesional que te aconsejará sobre qué producto se ajusta más a tus necesidades. En CLOSASEGUROS, estamos encantados de ayudarte a encontrar la mejor solución para ti.

Noticias
Pedir información
cross